Sabías qué...

El futuro ¿incierto? de los drones

El futuro ¿incierto? de los drones

Que la tecnología se ha desarrollado a la velocidad de la luz en los últimos años es un hecho. Por eso, no nos sorprende que hoy en día podamos encontrar pequeños aparatos electrónicos capaces de sobrevolar cualquier superficie. Más conocidos como drones, estos dispositivos han pasado de tener un uso militar a un uso particular. Hoy en día, cualquier persona puede adquirir uno de estos drones en casi cualquier tienda de electrónica, así como a través de internet.

Son muchas las actividades que se pueden realizar con drones, aunque la más popular es su uso para la captación de imágenes y vídeos para fines creativos y audiovisuales. El 45,8% de los operarios de drones se dedican a esta actividad, según El País. Asimismo, le siguen actividades propias de negocios como la infraestructura y la minería con un 16,9%.

Aunque la agricultura también forma parte de estas actividades ya que la startup China DJI, dedicada a la comercialización de estos aparatos, ha desarrollado un modelo que permite rociar plantaciones en áreas difíciles de alcanzar, tal y como explica Expansión. Y no sólo estos sectores se están viendo afectados por los drones, en cuanto a emergencias y vigilancia, DJI está comenzando a hablar con la red de respuesta de emergencias más grande de Europa sobre cómo usar drones en búsquedas y rescates.

Pero no todo es tan bonito como parece. Aunque a primera vista podamos pensar que esta tecnología ya se puede usar para todo tipo de tareas, la verdad es que hoy en día el pilotaje de drones tiene una regulación muy estricta. En primer lugar, la seguridad es el máximo exponente en la regulación de estos aparatos. En cuanto a la legalidad de los drones, no está permitido por ejemplo volar los dispositivos en núcleos urbanos. En España, pilotar un dron en una playa concurrida puede acarrear una multa de entre 3.000 y 70.000€. En Ohio (Estados Unidos), se prohíbe volar cerca de aeropuertos, y si el dron choca contra un avión (como pasó en Reino Unido), el piloto del dron puede enfrentarse a una condena de entre 7 y 11 años de cárcel.

La Unión Europea regulará una política común que afectará a todos los países que a su vez tienen que adaptarse a las normas de cada país. Para dicha regulación, la UE tendrá en cuenta factores como el peso del dispositivo, ya que a mayor peso mayor riesgo, así como el lugar en los que se utilice o la formación del piloto para manejarlo. De esta manera, se podría de cierta manera gestionar el tráfico aéreo de los drones, clasificando los vuelos según el riesgo u otros factores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies