En Perspectiva

nuevo supercontinente está en camino: así será la Tierra

Un nuevo supercontinente está en camino: así será la Tierra con su formación

 

El mundo es fascinante, mucho más de lo que alcanza a comprender nuestra imaginación, aunque no siempre logremos recordarlo, inmersos en la vorágine del día a día. Pero para eso está la ciencia: para recordarnos que el universo responde a sus propias y complejas leyes. Para, en definitiva, ponernos los pies en la Tierra.

La Tierra con mayúsculas, ese planeta que es un ser vivo y que está en constante cambio y transformación. Un fruto de esa constante evolución será el próximo gran cambio terrestre: la formación de un supercontinente.

No será el primero, pues todos guardamos en algún rincón de nuestro cerebro el significado de Pangea, el supercontinene que existía en el planeta azul antes de que Europa, Asia, África, América y la Antártida se formaran. ¿Cuándo se creará el próximo y cómo será? La respuesta a ambas preguntas es compleja, pero cada vez más precisa gracias a los científicos que tratan de darla en investigaciones como esta.

Que no cunda el pánico: la formación del siguiente supercontinente no nos encontrará en este mundo, pues aún faltan varios miles de años para que llegue. Las formaciones de este tipo, los supercontinentes, permanecen como tal unos 100 millones de años; después, las placas se dispersan y continúan en su nuevo estado entre 400 y 600 millones de años. Transcurrido ese tiempo, un nuevo continente único comienza a formarse.

Según las investigaciones, estaríamos actualmente en el ecuador de este proceso, pues Pangea comenzó a dividirse hace unos 180 millones de años. En otros 200 millones podría formarse un nuevo supercontinente. Y ahí entra la siguiente cuestión: ¿cuál será su forma?

Los científicos han esbozado cuatro posibilidades, a las que han bautizado como Novopangea, Pangea Última, Aurica y Amasia.

Novopangea, la opción más plausible, pues sería el resultado de los movimientos que realizan las placas tectónicas en la actualidad, implicaría que el Atlántico se abriría al tiempo que se cerraría el Pacífico. América chocaría con la Antártida y, después, en el norte, con África y Eurasia. El supercontinente sería una masa única ubicada en la zona central de la esfera que es la Tierra, ni muy al norte ni muy al sur.

Pangea Última sería algo similar a Novopangea, pero con un océano en la zona central del supercontinente. Europa, América y África chocarían y lo que hoy es el Pacífico lo rodearía todo. Para que esto sucediera debería paralizarse o incluso invertirse la apertura del Atlántico, que es la tendencia actual.

Aurica, por su parte, se formaría si se cerraran el Atlántico y el Pacífico a la vez. Australia se ubicaría en el centro del continente y Europa y África se unirían con América.

Amasia, la última y más improbable opción, apunta a que las placas tectónicas, a excepción de la de la Antártida, se están desplazando hacia el norte. El resultado final sería un supercontinente con todos los que hoy conocemos salvo la Antártida, que permanecería donde está, unidos en torno al Polo Norte.

Una pena no vivir para conocer la forma final del nuevo supercontinente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies