Sabías qué...

La revolución de pagar con la palma de tu mano

La revolución de pagar con la palma de tu mano

¿Alguna vez te has planteado pagar en tiendas sin necesidad de tener que llevar dinero en efectivo o una tarjeta de crédito? Esto puede hacerse realidad gracias a un microchip, que revolucionará los métodos de pago, dejando atrás a los convencionales.

Hablamos de los microchips RFID, sistemas de almacenamiento de datos con el propósito de transmitir la identidad de un objeto mediante ondas de radio.

Estos dispositivos estaban inicialmente diseñados para el etiquetado de animales o para etiquetas antirrobo. Además, también se encuentran en los smartphones y en las tarjetas de crédito, así como en los pasaportes electrónicos. Sin embargo, actualmente se propone un nuevo uso a través de un formato revolucionario que se implanta en la mano. Este tiene múltiples funciones que van desde pagar en los comercios hasta guardar tus expedientes médicos, e incluso ayudar a iniciativas anti-secuestro.

 

Los países en los que ya se utiliza este método de pago

Suecia, país en el que tan solo el 1% de las de las transacciones se realiza con dinero efectivo, es uno de los pioneros en esta nueva aplicación, tanto que unas 3.000 personas ya se han implantado este tipo de microchips, usándolos en tareas tan cotidianas como desbloquear puertas o mostrar sus billetes de tren. De igual manera habría que destacar países como Australia, Nueva Zelanda y Alemania donde se están intentando fomentar iniciativas a favor de esta novedosa tecnología en los seres humanos.

Encontramos un ejemplo concreto en la empresa Epicenter de Estocolmo, que anunció la implantación de chips a sus trabajadores y trabajadoras con el objetivo de que gracias a ellos, podrían entrar en las oficinas, pagar en la cafetería o utilizar la fotocopiadora. Es decir, realizar pagos sin contacto alguno con el dispositivo que van a utilizar, de un modo rápido y sencillo.

Por otro lado, en Estocolmo también encontramos la primera empresa en aceptar pagos de esta forma. Se trata de la compañía de trenes SJ. Así, el revisor puede comprobar tu billete simplemente pasando el dispositivo encima de la mano que lleva implantado uno de estos microchips. No obstante, de momento solo está disponible para viajes regionales, pero se planea ampliarlo próximamente.

Los inconvenientes de esta tecnología

Por último, hay que comentar también el mayor problema que plantean estos microchips, referentes a la seguridad y la privacidad de los datos, ya que conforme se integren en más ámbitos, revelarán más datos si se ven comprometidos. Además, se teme que puedan provocar un nivel de control que implique que una empresa tenga acceso una información excesiva sobre aspectos tan delicados como, por ejemplo, la salud de uno mismo.

Conociendo toda esta información, comprobamos que estos microchips y las acciones que implican pueden ser en un futuro parte habitual del día a día, reduciendo el número de tarjetas de crédito y dispositivos necesarios para hacer las transacciones y proporcionándonos grandes ventajas. Pero no podemos obviar los riesgos que conlleva e intentar, poco a poco, conseguir encontrar soluciones óptimas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies