En Perspectiva

El pago por reconocimiento facial llega a China

El pago por reconocimiento facial llega a China. ¿Lo veremos en Europa en un futuro próximo?

Si en la última década el pago con tarjeta se ha asentado en nuestras vidas (y la opción contactless lo ha hecho aún más rápido), una nueva revolución se acerca: el pago sin objetos físicos mediante, sin tarjeta ni móvil, únicamente con nuestro rostro o nuestra voz. ¿El futuro ya está aquí? Eso parece.

Al menos en China, donde el pago por reconocimiento facial ya es una realidad. Alipay, el sistema de pagos de Alibaba, el gigante del comercio asiático, ya ha implantado su servicio Smile-to-pay en más de 300 tiendas. Para el usuario es algo muy simple: elige pagar con ese método, el sistema le fotografía e identifica y él confirma el pago.

Pero, detrás de esa aparente sencillez, hay un gran desarrollo tecnológico detrás, pues los equipos de Alipay llevan años trabajando en este método de pago para hacerlo real y simple. Actualmente, el sistema precisa únicamente de un dispositivo tipo tableta, un procesador potente y una base de datos en la que registrar a los usuarios y con la que comparar sus rasgos faciales cuando vaya a pagar.

Dos cuestiones aparecen inmediatamente después de la implantación de este método de pago. Por un lado, ¿qué hay de la protección de datos? Por otro, ¿será posible engañar al sistema con una simple fotografía de la persona? Vayamos por partes.

De nuevo, la aparente simplicidad esconde una profunda complejidad. Desde Alipay explican que no se almacenan imágenes de los usuarios como tales, sino datos cifrados para preservar la privacidad de los compradores.

También aseguran que el sistema es capaz de reconocer una fotografía de un ser humano en tres dimensiones, por lo que el engaño parece complicado. Además, al menos de momento, los trabajadores que tramitan el cobro siguen estando presentes, por lo que podrían detectar irregularidades en las cajas.

Primeros experimentos en Barcelona

De cara al funcionamiento real y diario, el sistema de pago con reconocimiento facial está presente únicamente en China. Pero en España ya se están llevando a cabo los primeros experimentos relacionados con este método.

El espacio Payment Innovation Lab, puesto en marcha en Barcelona por CaixaBank, Global Payments Inc., Samsung, VISA y Arval, trabaja en “impulsar proyectos de I+D+i que acerquen a la sociedad las mejores y más innovadoras experiencias en medios de pagos”, según explica su página web.

En este edificio, destinado a la innovación y los proyectos piloto, se prueban sistemas de pago como el facial, que se completa con el reconocimiento de voz para una compra más segura. Pero también se testan otros como el Grab & Go, ya implantado en algunas tiendas de Amazon y que consiste en pagar sin pasar por caja: una serie de etiquetas RFID identifican al usuario y los productos que se lleva. Al salir de la tienda, se tramita el cobro directamente a su cuenta de Amazon. El dinero en metálico, cada día, está más cerca de decir adiós.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies