En Perspectiva

La amarga sombra del chocapocalipsis ¿se acaba el chocolate?

La amarga sombra del “chocapocalipsis”: ¿se acaba el chocolate?

En los últimos tiempos, un concepto ha hecho su aparición: “chocapocalipsis”. Pero, ¿estamos realmente cerca del fin del chocolate? ¿O es simplemente una profecía apocalíptica? Los círculos científicos auguran una menor producción del chocolate en las próximas décadas y un aumento de su demanda, por lo que, efectivamente, la escasez podría ser real.

Vayamos por partes: ¿qué factores influirán en el descenso de la producción del chocolate? Por un lado, la actual crisis climática y el calentamiento global. La planta del cacao con la que se produce el chocolate crece únicamente en climas húmedos tropicales, en la sombra de las selvas. Esto reduce a solo un puñado de zonas en el punto el espacio apto para el cultivo del cacao.

Con el cambio climático, la idiosincrasia de estas zonas podría peligrar. Y, además, esas escasas zonas de cultivo disponibles tienen dos grandes enemigos: las enfermedades y las plagas que afectan a la planta del cacao y que provocan que, como sucedió el año pasado en Costa de Marfil, algunas plantaciones tengan que ser paralizadas durante años para evitar la propagación de esos virus.

Ghana y Costa de Marfil son los principales países productores de cacao del mundo, seguidos por Indonesia, donde muchos agricultores han cambiado el cultivo de esta planta por alimentos como el maíz o productos como el caucho. ¿La causa? El envejecimiento de las plantaciones, principalmente.

El aumento de la demanda

Junto a una reducción de la producción, un aumento de la demanda del chocolate es fundamental para entender por qué este producto podría duplicar su precio hacia el año 2050. Si bien, tradicionalmente, los principales consumidores de chocolate del mundo han sido Europa Occidental y América del Norte, con Suiza a la cabeza, en la actualidad se suman a la lista de grandes amantes del chocolate dos países superpoblados: China e India, con más de 1000 millones de habitantes cada uno.

India, por su parte, consumió más de 228.000 toneladas de chocolate en 2016, un 50 % más que en 2011. El chocolate allí se comercializa como un producto saludable, por lo que los indios lo consumen como tentempié habitualmente.

En China, si bien aún no se ha alcanzado el nivel de consumo de países como India o Estados Unidos, la tendencia es al alza y, entre las clases altas, es un producto muy deseado. Además, otros mercados como Emiratos Árabes Unidos o Arabia Saudí consideran el chocolate un producto de lujo, por lo que su consumo ha aumentado en los últimos años.

La sostenibilidad

Con la sostenibilidad como tendencia de consumo global (cada día los consumidores están más preocupados por este valor), cabe preguntarse si el chocolate puede ser sostenible. Los grandes productores están dando pasos hacia una producción más justa: Mars, por ejemplo, se comprometió en 2009 a que, en 2020, el 100 % de su cacao fuera de tipo certificado.

Además, marcas como Milka abogan por ofrecer unas mejores condiciones a los agricultores productores de cacao, en su caso, uniéndose a la iniciativa Cocoa Life. Aun así, queda mucho por hacer para sacar de la pobreza y ofrecer un trabajo digno a quienes trabajan por y para el chocolate.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies