En Perspectiva

¿Serán los asteroides las minas del futuro?

¿Serán los asteroides las minas del futuro? Así pueden estos cuerpos convertirse en fuente de materias primas

En unos tiempos en los que la lucha contra el cambio climático se dibuja como una cuestión urgente, fundamental y de implicación política, las materias primas comienzan a escasear. Hace años que se habla de qué pasará cuando los combustibles fósiles, minerales y hasta el agua se agoten. Y los expertos (e inversores más avezados) comienzan a plantear soluciones.

En medio de ese contexto, buscar materias primas más allá de la Tierra se concibe como una opción real. La minería espacial es ya más una cosa del presente que del futuro narrado en las novelas de ciencia ficción. Más de medio siglo después de la carrera espacial entre rusos y estadounidenses, otra carrera espacial comienza a gestarse. Y esta vez se libra en los asteroides.

¿Qué es exactamente la minería espacial? Consiste en la búsqueda de materias primas en cuerpos espaciales cercanos a la Tierra, los llamados NEA (Near Earth Asteroids). En ellos, según distintos análisis científicos, hay desde agua helada hasta metales como el platino, el tungsteno o el oro.

Los planteamientos realizados hasta la fecha esbozan dos vertientes en la minería espacial. Por un lado, la extracción de materias primas escasas en la Tierra; por otro, el uso de esos cuerpos espaciales como estaciones de servicio. En misiones en el espacio, los vehículos podrían hacer escala, por ejemplo, en Ceres, un planeta enano del cinturón de asteroides que cuenta con agua helada. Esa agua serviría a los vehículos espaciales para repostar oxígeno para respirar e hidrógeno como combustible.

Los asteroides de este tipo son bastante abundantes en el entorno cercano a la Tierra (entendiéndose como cercana un área de miles y miles de kilómetros) y se clasifican en varias categorías. Los tres principales son los de tipo C, carbonáceos, son los más comunes, y se encuentran en la zona exterior del cinturón de asteroides; los de tipos S, silicatos, están en la parte interior del cinturón, cerca de Marte; los de tipo M, metálicos, ocupan las zonas intermedias. Estos últimos están compuestos en un 80% por hierro y, en un 20%, por otras materias como níquel, platino, iridio o magnesio.

¿Quién está en esta carrera espacial?

Extraer materias primas de estos asteroides es factible (no sin complicaciones derivadas de la ausencia de gravedad en estos cuerpos), pero, ¿quién está interesado en entrar en el juego de la minería espacial?

Abundan los startups que, en los últimos años, han trazado sus planes para este fin. Una de las que más ha avanzado es Planetary Resources (adquirida en 2018 por Consensys Space), que está encontrando ciertos problemas de financiación para hacer realidad sus planteamientos. Otras empresas interesadas en explotar estos recursos son Asteroid Mining Corporation o Aten Engineering, que también buscan su financiación.

Pero el factor económico no es el único escollo que tienen que sortear las empresas interesadas en hacer despegar la minería espacial. La legislación es otro punto fundamental. Los tratados internacionales prohíben que un país o empresa pueda reclamar la propiedad de cualquier cuerpo celeste, pero no se pronuncian sobre la explotación de los recursos.

¿Llegarán las leyes, como sucede con la tecnología, cuando todos los avances y prácticas estén ya en marcha?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies