Ocio

El 20% de los españoles se implantarían un chip en el cuerpo para sustituir al móvil

El 20% de los españoles se implantarían un chip en el cuerpo para sustituir al móvil

Según un estudio de Línea Directa, a los encuestados les gustaría poder almacenar miles de datos o tener cámara de fotos o GPS integrados en el organismo

Hoy en día el teléfono móvil se ha convertido en un elemento imprescindible en nuestra rutina diaria y a muchos ciudadanos les cuesta imaginar su vida sin él. Tanto, que a algunos no les importaría incorporarlo a su anatomía. Según un estudio de Línea Directa, el 20 por ciento de los españoles estarían dispuestos a implantarse un chip en el cuerpo para sustituir al smartphone y sus funciones. Pero, ¿cuáles serían las utilidades preferidas? La más demandada es almacenar miles de datos. El 46 por ciento de los encuestados elegiría tener esta posibilidad, el 31 por ciento preferiría contar con cámara de fotos o vídeo integrada y al 27 por ciento les vendría bien un GPS permanente.

Estos datos se desprenden de un informe titulado “Y después de los Smartphone, ¿qué? Ciudadano Cyborg» y basado en 1.700 entrevistas realizadas entre octubre y noviembre de 2019. Asimismo, el trabajo revela que los que accederían a incorporar componentes electrónicos a su cuerpo también ven desventajas en estas acciones. Al 59 por ciento les preocupan los posibles problemas de salud que puede causar un cuerpo extraño en el organismo, al 57 por ciento tener que ceder datos de su vida personal a terceros y al 53 por ciento no poder desconectar digitalmente. Entre las ventajas, tres de cada 10 entrevistados nombran estar siempre localizables y no tener que llevar dispositivos físicos encima.

Hay diferencias geográficas en esta visión del futuro de la tecnología. La Rioja (28 por ciento), Andalucía (26 por ciento) y Canarias (24 por ciento), son los territorios donde sus habitantes están más abiertos a convertirse en cyborg. En el lado contrario, se sitúan Navarra (10 por ciento), Asturias (14 por ciento) y Aragón (16 por ciento)

El estudio de Línea Directa aborda, además, el grado de dependencia de la sociedad actual hacia los dispositivos electrónicos. El 21 por ciento de los españoles reconoce «sentir ansiedad» si no llevan el móvil encima -hasta el punto de ser capaces de volver a casa a por él-, mientras que el 30 por ciento es incapaz de realizar cualquier actividad durante más de una hora sin consultar su Smartphone..

Los ciudadanos también reconocen que usar demasiado estos aparatos les resta capacidades cognitivas. El 46 por ciento de los encuestados admite haber perdido capacidades desde que tienen móvil, el 56 por ciento no recuerda más de cuatro números de teléfono y más de la mitad de los entrevistados tendría muchas dificultades para llegar a un nuevo destino sin disponer de GPS. Además, 2 de cada 3 encuestados afirman que su adicción afecta a sus relaciones personales.

Aunque parece un futuro lejano, lo cierto es que la posibilidad de integrar la tecnología en el organismo ya es una realidad. De hecho, actualmente, en países como Suecia más de 4.000 personas se han implantado un dispositivo electrónico en el cuerpo para facilitar acciones diarias como pagar en comercios o abrir la puerta de casa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies