Sabías qué...

Infoxicación: cómo proliferan los bulos sanitarios (y cómo combatirlos)

Infoxicación

Infoxicación: cómo proliferan los bulos sanitarios (y cómo combatirlos)

Las consecuencias de la expansión de la epidemia del coronavirus son amplias: sanitarias, económicas, sociales… e informativas. A la misma velocidad que la enfermedad (o incluso a un ritmo mayor) se propaga la desinformación, infoxicación o infodemia.

Estos tres conceptos aluden a un mismo significado: el exceso de datos conduce a la falta de información rigurosa, a la proliferación de bulos, algo especialmente peligroso cuando se trata de cuestiones sanitarias.

En la compleja tarea de entender cómo se propagan esos bulos, las redes sociales desempeñan un papel fundamental. En ellas puede difundirse información sin un contexto claro o, incluso, manipulada.

Combatir las noticias falsas o fakenews es uno de los objetivos de las propias plataformas: Facebook, por ejemplo, asegura en su web corporativa que está tratando de mantener “a la población sana e informada sobre el coronavirus”. La red social asegura que ha borrado publicaciones falsas o con recomendaciones peligrosas sobre maneras de hacer frente a la enfermedad.

Pero los expertos señalan a otra red social como la gran difusora de bulos: WhatsApp, en la que controlar la expansión de la desinformación o su origen es más complicado. Ante la recepción de mensajes cuya procedencia se desconoce, se recomienda hacerse preguntas como quién lo publica o si una fuente fiable dice lo mismo.

Combatir la infoxicación

Combatir la desinformación en el actual contexto, en el que el coronavirus copa los titulares de la mayoría de los medios de comunicación y es el principal tema de conversación en redes sociales, es una ardua tarea. Por eso, la máxima debe ser acudir siempre a fuentes oficiales.

Los organismos gubernamentales especificados en salud buscan acercarse a los ciudadanos comunicándose con ellos en las plataformas que emplean a diario. Así, el Ministerio de Sanidad cuenta con su propio perfil en Instagram, @sanidadgob. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud ha creado, recientemente, una cuenta en la red social TikTok, especialmente popular entre los más jóvenes.

En España, además, hay proyectos que tienen como razón de ser pelear contra la infoxicación. Hacerle frente con datos contrastados, lo que en los últimos tiempos se ha llamado factchecking. La web Maldita.es nació con ese cometido y, actualmente, reúne más de 200 mentiras, alertas falsas y desinformaciones sobre el Covid-19 contrastadas con fuentes oficiales como el Ministerio de Sanidad, la Organización Mundial de la Salud, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, la Policía Nacional o la Guardia Civil.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies