En Perspectiva

Caída del transporte público y auge de los coches: la movilidad que deja el coronavirus

Caída del transporte público y auge de los coches: la movilidad que deja el coronavirus

El coronavirus nos ha hecho replantear muchas cuestiones y hábitos del día a día. Del modo en que consumimos, con un aumento de las compras online, a la manera en que abonamos importes, con un incremento de los pagos con tarjeta de crédito. Y ha afectado, también, a la movilidad urbana, con una caída drástica del uso del transporte público.

Ahora que el confinamiento se relaja y la desescalada avanza, cabe preguntarse qué movilidad tendremos en la era post coronavirus. ¿Repuntará el uso del coche y el transporte público se mantendrá bajo mínimos? Todo apunta a que sí.

Para analizar la movilidad en la “nueva normalidad” podemos fijarnos en los indicadores que ofrecen las zonas más avanzadas en el proceso de desconfinamiento, como China. En la ciudad de Pekín, el uso del metro continuaba, a mediados de marzo, un 53 % por debajo de su media histórica. A cambio, el uso del vehículo privado se ha incrementado en el país asiático, y a finales de abril el volumen de tráfico era superior al del mismo del año anterior.

Otro indicador que analizar es el precio de la gasolina. En Estados Unidos, el consumo de petróleo se está recuperando, y la demanda, en algunos territorios, comienza a acercarse a la de la “vieja normalidad”, con el consiguiente aumento de los precios.

¿Cuáles son los datos de España?

Según un informe elaborado por el comparador de seguros Acierto.com, en estas semanas en las que se han relajado las medidas de confinamiento, un 20% de quienes usaban el transporte público han optado por emplear vehículo privado. Al mismo tiempo, el uso del metro en la ciudad de Madrid es un 87 % menor que en circunstancias normales.

Todo esto podría no tratarse de un hecho aislado, sino de un nuevo hábito… con sus consabidas consecuencias, como el aumento de la contaminación. De quedarse, esta tendencia chocará frontalmente con una de las grandes batallas de muchos ayuntamientos en los últimos años: sacar los coches de los centros de las ciudades y limitar su uso en favor del transporte público.

Junto al coche, otro sistema de movilidad personal se perfila para salir reforzado de esta crisis: la bicicleta. Su búsqueda en Google se ha disparado un 138 % desde el inicio del estado de alarma. Y los ayuntamientos de grandes capitales como Madrid, Nueva York o París buscan fomentar su uso con diversos planes. Los patinetes eléctricos, uno de los grandes éxitos de los últimos meses, también podrían ganar adeptos tras esta crisis. En cualquier caso, los metros, autobuses y demás sistemas públicos parece que serán quienes más tiempo tardarán en recuperar su volumen habitual de viajeros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies