Sabías qué...

Llegan los smartphones con sensor de temperatura corporal. ¿Dónde? En China, por supuesto

Llegan los smartphones con sensor de temperatura corporal. ¿Dónde? En China, por supuesto

La temperatura corporal es uno de los indicadores que puede evidenciar que una persona padece coronavirus. Por eso, su medición se ha convertido en una costumbre más en la normalidad de la pandemia: no solo se toma por norma general (se tengan síntomas o no) en los hospitales, sino también en espacios comerciales o aeropuertos.

Ahora, los termómetros dan un paso más allá y se integran en los teléfonos móviles… de China. El país, epicentro de la pandemia durante meses, tiene en Huawei a uno de sus buques insignia tecnológicos. Y ha sido esta compañía la que ha incorporado en dos de sus últimos modelos medidores de temperatura corporal.

El Honor Play 4 y el Honor Play 4 Pro son los dos primeros smartphones de Huawei, por el momento solo disponibles en China, que cuentan entre sus funcionalidades con un termómetro. ¿Cómo funciona la medición? A través de sensores infrarrojos, colocados en la cámara trasera del dispositivo. Para usarlos basta con abrir la aplicación asociada y acercarlos a la frente: se emplean como los termómetros médicos por infrarrojos.

Según los expertos, se trata de termómetros menos precisos que los médicos, y su fiabilidad dependerá de la calidad de los sensores térmicos que incorporen. Pero esos sensores térmicos no son una novedad (sí lo es su uso): son muchos los teléfonos inteligentes que cuentan con ellos para funcionalidades como el desbloqueo por huella dactilar. Otro uso ya asentado: la compañía coreana Samsung, por ejemplo, ofrece desde hace años en su aplicación de salud la posibilidad de medir la frecuencia cardíaca.

Medición de la temperatura: un nuevo punto de control

¿Qué recorrido tendrán los medidores de temperatura incorporados en los smartphones? Dependerá de la demanda y uso que hagan de ellos los consumidores, primero en China y, si Huawei opta por lanzar esa funcionalidad en el resto de sus mercados, después en otros países.

Ya sea a través de teléfonos móviles o de precisos termómetros por infrarrojos, la medición de la temperatura en espacios públicos y sanitarios parece haber llegado para quedarse. Se postula como aspirante a convertirse en un control más en los aeropuertos y en recintos con un elevado aforo.

Por otro lado, la medición de la temperatura corporal a través de los smartphones -y el correspondiente almacenamiento de datos- entronca directamente con otro debate: la privacidad de los usuarios y el uso que las grandes compañías pueden hacer de su información personal y, ahora, datos sanitarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies