Sabías qué...

Las tarjetas de visita llegan a internet: así son las People Cards de Google

Las tarjetas de visita llegan a internet: así son las People Cards de Google

Aún quedan vestigios (no demasiados) del mundo analógico en nuestra sociedad. Un ejemplo son los teléfonos fijos -hay quienes no reconocen el timbre del de su hogar- y otro, las tarjetas de visita. Empresas y particulares aún las emplean para establecer contacto con nuevos conocidos, como carta de presentación de un negocio o como herramienta de utilidad en un viaje de trabajo o en una reunión de ‘networking’.

Las propias tarjetas de visita se han actualizado: ahora, además de un nombre y un teléfono, incluyen una página web, una dirección de correo electrónico o un usuario de Instagram o Twitter. Pero estos soportes físicos podrían tener los días contados. ¿La causa? Google planea contar con sus propias tarjetas de visita, las People Cards.

El gigante tecnológico ya está probando este servicio en inglés y en India (un mercado tan grande como repleto de usuarios de Google). Y, la lógica seguida habitualmente por la compañía hace presagiar que, si el lanzamiento funciona, en los próximos meses estará disponible en otros países.

Tarjetas de visita 2.0

¿Quién no ha buscado su propio nombre en Google alguna vez? El objetivo de las People Cards es ofrecer a los usuarios la posibilidad de personalizar (o, al menos, influir ligeramente) lo que el buscador dice de ellos. De este modo, cuando otro usuario teclee su nombre, aparecerá algo así como una ficha que lo identifique y en la que se puedan consultar datos como su email, página web o, si el interesado así lo autoriza, su número de teléfono.

El funcionamiento de estas People Cards tendrá similitudes con la extinta Google Plus. Los usuarios deberán activar la pestaña “Añádeme a la búsqueda” y rellenar su perfil con una serie de datos: una biografía o “Sobre mí”, una fotografía, correo electrónico (el asociado a la cuenta de Google), etc.

La propuesta parece útil: traslada a la red toda la información de tarjetas de visita perdidas en el fondo de chaquetas y bolsos, de listines telefónicos y de agendas de contacto manuscritas. Pero, ¿qué hay de la privacidad? Cuando este servicio se popularice promete abrirse un gran debate entre partidarios y detractores de ofrecer a Google información personal. ¿Cuál será la alternativa de quienes opten por quedarse en la resistencia? Seguir avivando el fuego del romanticismo con tarjetas de visita impresas en papel de alto gramaje.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies