En Perspectiva

La logística: el otro gran reto de la vacuna contra el coronavirus

La logística: el otro gran reto de la vacuna contra el coronavirus

Desarrollar la vacuna contra la Covid-19 ha sido una carrera contrarreloj para las farmacéuticas, que han elaborado en tiempo récord un antídoto contra la enfermedad que ha puesto en pausa al mundo en 2020. Pero, una vez aprobada la vacuna, con Pfizer y Moderna a la cabeza, se presenta otro gran reto: su distribución.

Por un lado, es un reto para la industria de la aviación, que, con su actividad mermada durante buena parte del año, desempeñará un rol fundamental en el reparto de la vacuna. Así, según una publicación científica en el portal The Conversation, de la mano de expertos de la Universidad Camilo José Cela, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) señaló que “para proporcionar una dosis única a 7.800 millones de personas serían necesarios 8.000 aviones de carga Boeing 747”. Por su lado, Boeing destacó que la flota mundial de carga en la actualidad es de 2.010 aviones, cifra claramente inferior a los 8.000.

Aun asumiendo la máxima movilización de la flota mundial de aviones, la cadena de frío que se debe mantener en la distribución de las vacunas presenta otro gran reto. La de Pfizer debe guardarse a temperaturas inferiores a los 70 grados bajo cero y la de Moderna, a 20 grados bajo cero, por lo que los sistemas que las almacenen deberán ser tan eficientes como precisos.

La distribución de la vacuna

Una vez que las vacunas llegan a su país de destino en las condiciones adecuadas, ¿cómo se llevan hasta los centros de vacunación? Los expertos plantean dos opciones: la entrega directa desde el avión o camión al centro de vacunación o el almacenaje en espacios específicos (centros locales de distribución) como paso intermedio, lo que garantizaría las existencias para un proceso de vacunación continuo.

Por último, se requerirá de toda la colaboración posible entre todos los agentes implicados, para detectar, comunicar y subsanar errores en la cadena de distribución. La industria farmacéutica, ya acostumbrada a retos logísticos (y cuyos modelos de reparto han sido replicados por otras industrias, como la cosmética o la de transporte de mercancías pesadas), tendrá en el reparto de la vacuna contra la Covid-19 toda una prueba de fuego.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies