En Perspectiva

El peso de las construcciones humanas ya supera al de la biomasa: la vertiginosa evolución del último siglo

El peso de las construcciones humanas ya supera al de la biomasa: la vertiginosa evolución del último siglo

El impacto de la actividad humana en la naturaleza es innegable: edificios, fábricas, embalajes, carreteras… Lo producido por las personas modifica profundamente el planeta, y no es solo una impresión, también es una cuestión cuantificable. Así, según un reciente estudio publicado en la prestigiosa revista Nature, el peso de las construcciones humanas supera ya al de la biomasa, es decir, al conjunto de seres vivos que habitan la Tierra.

Para su conclusión, el citado estudio se basa en investigaciones precedentes, a partir de las cuales estimó la masa de los materiales empleados por el ser humano desde el año 1900 y la comparó con la de animales, plantas y hongos.

En ese listado de producciones de nuestra especie se incluyen el hormigón, el asfalto, los metales, los ladrillos y otros recursos, como los plásticos, el vidrio y la madera. ¿El resultado? La masa de estos materiales se ha duplicado cada 20 años desde el último siglo, por lo que la evolución, si se echa la vista 100 años atrás, es vertiginosa.

En cifras, a comienzos del siglo XX, el peso de los materiales empleados por el ser humano suponía un 3% del peso de la biomasa: en la actualidad, esa balanza se ha igualado y el volumen de lo construido por las personas se traduce en 1,1 tera tonelada.

¿Cuál es la evolución prevista? En caso de mantenerse la tendencia actual, se calcula que para el año 2040 se habrían alcanzado las 3 tera toneladas de peso de los materiales humanos, es decir, se habría triplicado el volumen de la biomasa.

Para entender de manera gráfica el impacto de nuestra actividad sobre el planeta bastan algunas comparaciones: tal y como apunta el estudio de la revista Nature, el peso de la Torre Eiffel de París es el mismo que el de los rinocerontes blancos que aún habitan la Tierra. Por otro lado, todos los peces del mundo pesan lo mismo que las construcciones y materiales de la ciudad de Nueva York. Y una última muestra: el conjunto de los animales terrestres y marinos alcanza las mismas toneladas que el total del plástico acumulado en la naturaleza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Para continuar navegando debe dar su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies