Plan de previsión asegurado (PPA)

Es una forma de ahorro que permite complementar la pensión de la Seguridad Social y mantener nuestro nivel de vida en el momento de la jubilación, todo ello con una rentabilidad asegurada y con las mismas ventajas fiscales que los planes de pensiones individuales.

Te Llamamos
Por su rentabilidad competitiva garantizada.  

Comunicación trimestral de la rentabilidad neta de gastos garantizada.

Por su fiscalidad.

Las primas aportadas son deducibles en la declaración de la renta con el límite del menor de los dos casos siguientes: i) 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y ii) 8.000 euros anuales. (Deducciones correspondientes al año 2016).

Por su flexibilidad en aportaciones.

Las aportaciones podrán ser periódicas o extraordinarias. Además, dichas aportaciones son totalmente voluntarias y se pueden aumentar o disminuir según las necesidades de cada uno.

Por sus coberturas.

Jubilación, fallecimiento e invalidez permanente.

Por su liquidez.

Existen tres casos excepcionales por los que puedes rescatar tu PPA: i) enfermedad grave, ii) desempleo de larga duración y iii) transcurridos 10 años desde la aportación.